¿Cuántas van Sr. Ventero?

radioventeroAyer los oyentes de RNE no pudieron escuchar a través de la radio pública, la de todos, el partido de la selección española contra la de Uruguay. El 14 de noviembre pasado, día de la huelga, sí era de interés general dar un partido amistoso de la roja, anoche parece que ese interés se difuminó en la niebla en la que ha convertido RNE el Sr. Ventero.

El 23 de abril de este año UGT-CRTVE ponía en circulación una comunicación en la que nos preguntábamos si en RNE nos podían dirigir peor. Derivada de la caída en picado de la audiencia de la radio pública, denunciamos por franjas horarias cómo los oyentes nos abandonaban. Ayer, primer partido de España en la copa confederaciones ante Uruguay. RNE no estimó de interés general su difusión, bueno, el señor Ventero.

De mal en peor

La razón esgrimida por las altas instancias de RNE para no dar el partido de anoche, ni ningún otro de la Copa Confederaciones organizada por la FIFA como paso previo a la celebración del Mundial de Fútbol, es el alto coste en la retransmisión.

Los datos

La dirección decidió  que el elevado coste del desplazamiento lo hacía inviable, otra opción sería radiar el partido desde los estudios, pero la organización pedía en torno a  5.000 euros en concepto de derechos de retransmisión de la copa. La dirección decidió no pagarlos y ese es el motivo principal por el que no pudimos seguir las evoluciones sobre el campo de los nuestros.

Todas las demás radios españolas sí tuvieron ese detalle con la audiencia. Desde RNE se lo ponemos fácil para que aumenten su número de oyentes a base de dejación de funciones de servicio público esencial.

Sí hay dinero para otras cosas

Sin embargo sí que hay fondo de caja para invertirlos en tertulianos que nos cuestan un ojo de la cara, o para recuperar del pasado de esta casa a Luis del Olmo.

Ayer Tablero Deportivo estuvo desde las 18:00 hasta las 23:30, con la promoción de ascenso de segunda a primera y media hora antes de empezar España nada de nada sobre la selección.

Desde UGT seguiremos denunciando este tipo de prácticas encaminadas a derribar un servicio esencial en cualquier democracia, el servicio público de radio y televisión, del que los beneficiarios son todos los oyentes que eligen RNE para estar informados de la actualidad, selección española incluida.